jueves, 23 de agosto de 2007

Sigo sin nevera, día 4

Pues eso, que acabo de llegar a casa y mi mierda nevera Whirlpool sigue sin funcionar, no tengo yogures (compramos de esos Pascual que no necesitan nevera, gran idea), no tengo leche, no tengo nad frío para calmar mi sed, no tengo un helado para refrescarme tras 8 duras horas de trabajo; mi madre ha tenido que pedirle a una vecina que le guarde la medicación en su nevera porque esto es insostenible...

Al final nos hemos rendido a la evidencia, no nos queda otro remedio que desayunar y comer fuera, comprar todos los días por la mañana fruta para el día y cenar ligero a base de conservas.... Como hace más de 100 años, es una vergüenza. Voy a salir a comprar una bolsa de hielo a la gasolinera para, al menos, tener agua y cerveza frescas para poder beber, y mañana por la mañana a las 7, antes de ir al tajo, iré a comprar otra bolsa... Pero claro, para conservar alimentos eso no sirve (no queremos arriesgarnos a una intoxicación, por si acaso).

Señores de Whirlpool y de Carrefour, ya sé que no van a leer estas líneas, pero desde luego tengan una cosa bien clara, el autor y su familia no piensan adquirir absolutamente nada más que les pueda causar el mínimo beneficio.

Sigan atentos, les tendré informados.