jueves, 13 de septiembre de 2007

Ya paso del tema

Teóricamente ayer me tenían que llamar para quedar y entregarme la nueva nevera... Ni señal de vida...

Ayer llamé a Whirlpool y, oh sorpresa!, su horario es de 9 a 13... Alucinante. Sinceramente, ya no tengo ni ganas de llamar por teléfono, sobre todo porque el pobre teleoperador que me coja se va a comer la del pulpo.

Mañana ya es viernes, espero descansar el fin de semana (sin nevera) y el lunes retomarlo con más energía.